Los inmigrantes forman parte de un grupo que saltó la valla el pasado 26 de julio y que presuntamente arrojó cal viva, ácido o heces contra la Guardia Civil