Los cambios de viento complican el trabajo de los 600 operarios que se encuentran en el terreno