El viento complica aún más las tareas de extinción y las llamas amenazan a las poblaciones cercanas.