Las elevadas temperaturas que sufrimos estos días se han cobrado una vida en Murcia: un hombre de 48 años que trabajaba en la construcción de una autovía ha muerto por un golpe de calor. En las horas punta faena y sol abrasador son prácticamente incompatibles. Hay que beber mucho. Junto a freidoras y fogones se alcanzan más de 60 grados. En la calle hay que aprovechar la sombra cuando se puede y sino sombrero.