Los trabajadores de Ryanair han visibilizado su protesta en los aeropuertos. Han repartido folletos con sus reivindicaciones y han entregado botellas de agua a los pasajeros. Es un ejemplo de las condiciones precarias en las que trabajan, según denuncian los tripulantes de cabina.