El militar, Alfonso Jesús Cabezuelo, y el Guardia Civil, Antonio Manuel Guerrero, se encontraban en prisión preventiva tras abusar sexualmente de una joven los Sanfermines de 2016