La sentencia es la primera en España