La Guardia Civil investiga las circunstancias del atropello. Los primeros indicios indican que la conductora de 30 años estaría conduciendo bajo los efectos de las drogas.