El proceso de entrega a España podría retrasarse hasta tres meses