Un español de 34 años, identificado como Marcos Servera, ha muerto en Londres por una aparente intoxicación por monóxido de carbono en el hotel en el que se alojaba. Falleció hace más de 24 horas -el fin de semana- pero hasta hoy Scotland Yard no ha informado a su familia. Un compañero de Marcos, el madrileño Esteban García de 37 años, está ingresado en el hospital Chelsea And Westminster en estado muy grave, en coma inducido, en la Unidad de Cuidados Intensivos. Ambos compartían habitación en la capital británica desde el viernes pasado. Según la policía británica, el hotel fue evacuado y está ahora mismo acordonado porque muestra un volumen elevado de monóxido de carbono.