La alcaldesa de Barcelona y el presidente del Parlament sí acudirán a la cena de inauguración