La alcaldesa de Barcelona considera la prisión preventiva como un acto de “absoluta crueldad”