El Comité Federal socialista refrenda su propuesta de un partido en el que pierdan poderes los barones en favor de los militantes.