Los agentes envían también una patrulla canina para el registro ocular