En febrero el caso Nóos quedó visto para sentencia. Urdangarin, nada que decir aquel día, vuelve a hablar ahora. Nueve meses después insiste en pedir su absolución al Supremo con un escrito de 60 folios