Las seis últimas personas que quedaban detenidas por los preparativos del referéndum del 1 de octubre han quedado en libertad este viernes después de pasar a disposición judicial y negarse a declarar. Entre ellos está el número dos de la Consellería de Economía, Josep Maria Jové. El juez que lleva la causa ha pedido a todos los arrestados que se abstengan de preparar el referéndum del 1 de octubre. Los delitos que se les atribuyen a los detenidos son desobediencia, prevaricación y malversación de fondos, este último acarrearía penas de prisión.