Puigdemont se ha referido a la medida como un "estado de excepción encubierto".