La maquinaria judicial se pone en marcha para detener el referéndum con querellas, registros y advertencias de sanciones y suspensiones.