Segunda sesión, otra vez bronca, otra vez interminable. Ya de madrugada, una menos cuarto, la presidenta anuncia la votación. Los diputados de Ciudadanos, del PSC y del PP se levantan para abandonar el Hemiciclo. Los independentistas sacan adelante la ley de transitoriedad. Sólo Catalunya Sí Que Es Pot, que no se ausenta, vota en contra. Ni los recursos de Rajoy al Tribunal Constitucional, ni las querellas de la Fiscalía frenan a los independentistas. A pocas horas de la Diada, respuesta de Puigdemont a las instituciones del Estado. En una mañana de pasillos en el Parlament, de ir y venir de diputados, de independentistas reunidos para decidir cuáles van a ser sus siguientes pasos y de encuentros de Ciudadanos con la oposición para intentar una moción de censura.