Rajoy y Puigdemont se dirigen por carta a ellos para que cumplan ley y el impulso a la consulta respectivamente