Una investigación llevada a cabo por la Ertzaintza ha logrado impedir un suicidio colectivo pactado mediante la red social Instagram. Entre las posibles víctimas, de diferentes países, se encontraba una chica guipuzcoana.