"Es una escenificación que trata de disimular la soledad de los convocantes y el aislamiento de todas y cada una de sus acciones", ha dicho el ministro portavoz Méndez de Vigo.