El Consejo de Ministros acepta debatir “por los cauces legales” la cuestión soberanista de Cataluña, pero advierte que en ningún caso el Gobierno negociará un referéndum