La travesía por la inhabilitación política del expresident Artur Mas ha empezado ya. Que pueda presentarse a unas hipotéticas elecciones anticipadas en Cataluña depende ahora de los jueces del Tribunal Supremo. Con la ley electoral en la mano, aunque la sentencia no sea firme, no podría presentarse a unas elecciones en los próximos dos años, suponiendo que el Supremo no eleve la condena. La Fiscalía anuncia que recurrirá y el supremo revisará el fallo del Tribunal Superior catalán con un horizonte en el que planea el referéndum anunciado desde el independentismo.