Tras casi dos años de investigaciones el informe de más de 600 páginas elaborado por la oficina antifraude de Hacienda sobre el supuesto enriquecimiento de Rodrigo Rato señala que habría dejado de incluir en su declaración de la renta ingresos por valor de 14 millones de euros entre 2004 y 2015. Esto supondría haber defraudado 6,8 millones en impuestos de los que 5,4 corresponderían a los años en los que los delitos aun no habrían prescrito.