Todos los acusados rechazan su último turno de palabra a excepción de Virgilio Zapatero, ex vicepresidente de Caja Madrid