El presidente, visiblemente abatido, ha reconocido que la muerte de Barberá "se hace muy duro"