El anuncio puso fin a 40 años de asesinatos que causaron 829 muertos.