A cinco días de que arranque el juicio contra la Gürtel, Francisco Correa mueve ficha. El presunto cerebro de la trama ha decidido colaborar con la Justicia y ha entregado en la Audiencia Nacional algo más de dos millones de euros. Un gesto con el que busca aliviar sus responsabilidades mediante la llamada "atenuante de reparación del daños".