El presidente de la Xunta descarta cualquier salto a la política nacional.