Rita Barberá no dimite, pero deja el Partido Popular. Se aferra a su escaño en el Senado para mantener el aforamiento en la causa por supuesto delito de blanqueo de capitales. "¿Quieren respetar mi libertad como yo respeto la suya?" Con cara seria y pidiendo respeto, salía anoche la exalcaldesa de su casa de Valencia, después de llevar todo el día desaparecida y de hacer pública su decisión por la tarde a través de un comunicado.