Cinco horas antes de la desaparición de Diana, son las diez y media cuando su madre la lleva en coche hasta la alameda del pueblo. Allí sus amigos la esperan para disfrutar de las fiestas...