Esta semana de agosto ha sido sin duda la más importante en el tablero político desde las últimas elecciones. Varios movimientos imprevistos de los líderes han dejado novedades inesperadas. Por ejemplo, el dato de que si hay terceras elecciones, los plazos podrían obligar a celebrarlas el 25 de diciembre.