Las llamas han arrasado ya más de 4.000 hectáreas en la Palma desde el pasado miércoles. Lo más grave a esta hora es que el fuego se ha extendido a la parte oriental de la isla y hay alerta por altas temperaturas.