La coalición podría suponerle a IU pasar de dos a ocho escaños en el Congreso