Las constantes interrupciones por la traducción simultánea han dejado una curiosa imagen en la rueda de prensa del ministro español.