Son la conclusiones del informe de la Fiscal General del Estado