Esta madrugada, Estados Unidos ha estado pendiente de Nueva York, de las primeras que han dado una victoria aplastante de Donald Trump en el bando republicano, y menos abrumadora de Hillary Clinton, en el bando demócrata.