Llegaban anoche en los furgones policiales. El juez Pedraz les considera los cabecillas de una red de extorsión, a cambio de retirar acciones judiciales que ellos mismos planteaban.