El presidente del Gobierno en funciones vuelve a la ciudad en la que se crió por primera vez desde que el Ayuntamiento le declaró persona non grata.