Los líderes de los principales partidos políticos iban llegando al Congreso de los Diputados y las cámaras se fijaban en ellos, hasta que hizo su entrada en el hemiciclo el candidato a la presidencia del Gobierno.