Mediante los contratos falsos simulaban actividad para justificar ingresos, blanqueaban el dinero, y evadían impuestos.