Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, ha declinado la proposición de investidura del Rey, ya que en estos momentos no está “en condiciones” de someterse a una votación al tener una mayoría absoluta en su contra.