El polémico busto del don Juan Carlos retirado en julio por el Gobierno de Ada Colau no volverá al Salón de Plenos de Barcelona. Alegando que no era el jefe de Estado y una sobrerrepresentación monárquica, la alcaldesa mandó guardarlo en una caja de cartón desatando una guerra de símbolos.