Desde este verano a Rajoy, poco amigo de las apariciones públicas, se le ve más. Le abrió las puertas de la Moncloa a Ana Rosa Quintana, ha concedido más entrevistas y se le ha visto más abierto y mezclandose con la ciudadanía.