Algete: 18 años sin respuesta. Un pueblo entero preguntándose quien, de entre ellos, pudo asesinar a Eva Blanco. Desde el momento en que la Policía señaló que el asesino era alguien conocido por la joven. En el punto de mira, todos los hombres del pueblo. 2.000 de los 5.000 que vivían en Algete acudieron a hacerse pruebas de ADN. La Policía investigó incluso a sus familiares, que hoy respiran aliviados. Incluso el padre de Eva Blanco, Manuel Blanco, fue señalado como posible sospechoso. La detención del presunto asesino da la razón a su instinto. Ayer la buena noticia llamó a su casa. Aunque recordar también es doloroso, casi dos décadas después, la familia de Eva Blanco obtiene, por fin, una respuesta.