Los hosteleros han visto como sus negocios se veían duramente golpeados por el incendio. Han sufrido numerosas cancelaciones y el mes de agosto está perdido. También sufren las consecuencias bares, y restaurantes de los pueblos cercanos, incluso de la zona que no ha sufrido los efectos del incendio.