Laura salió de su casa el pasado miércoles alrededor de las cinco de la tarde. Su amiga Marina le había pedido que le acompañara al piso donde había convivido con su exnovio. Quería recuperar los objetos personales que quedaron en la casa tras su ruptura. Tenía miedo de ir sola.