El constructor David Marjaliza, manejaba muchos hilos, dejando una trama millonaria por medio de contratos a dedo y presuntas mordidas. Eso sostienen los investigadores del caso, con el Juez Velasco al frente.