Hay quienes pretenden ganar siempre, pese a quien pese. David Marjaliza, el principal imputado de la trama Púnica, con decenas de millones de euros de beneficio, aun consiguió uno más: que su declaración de la renta le saliera a devolver. Entre 2004 y 2006 al empresario David Marjaliza le salía todo redondo. Mientras sus ingresos en negro alcanzaban los 10 millones de euros, la declaración de la renta, curiosamente le salía a devolver. El primer año, en 2004 cerca de 8.000 euros. Al año siguiente 1.800 más y en 2006, otros 5.000. Los diferentes registros de los inmuebles del empresario también dejan claro su gusto por lo suizo.